BENVINGUTS

 




























PARRÒQUIA DE SANTA EULÀLIA DE PROVENÇANA 

C/ Santa Eulàlia, 203

08902 L’HOSPITALET DE LLOBREGAT (Barcelona)

FELIZ (Y TÓRRIDO) VERANO:

SANTIAGO, APÓSTOL Y PATRÓN

El próximo domingo, 21 de julio, Monseñor Tomás Jesús Zárraga, obispò emérito de San Carlos (Venezuela), presidirá la celebración de la Misa, a las 11:30h, en la que celebraremos la entronización de la nueva imagen del Apostiol Santiago. a continuación tendremos un acto cultural por parte de diversas Casas Regionales Gallegas que se han añadido a nuestra celebración. El día 25 de julio, fiesta del Apostol Santiago, tendremos, después de las misas, un momento para compartir.


Una vez más, con motivo del redescubrimiento de la importancia del Camino de Santiago, no sólo en el origen de nuestra Parroquia, sinó también en los orígenes de nuestra Ciudad de L’Hospitalet de Llobregat, queremos dar a conocer, a través de diversos actos, la importancia y la relación del Camino de Santiago. Así es, la ruta del Camino de Santiago que nace en Cataluña es la que empieza en nuestra parroquia como km0. Se le conoce técnicamente como la Ruta de la sal y del aceite o Ruta aragonesa. Esta es la ruta o camino de la edad media que une el área central de Cataluña y la costa mediterrènia, desde L’Hospitalet hasta el Pla de Urgell, con el camino de Santiago -Vía Ianva o Calles Ianua - hasta llegar a Jaca -l’Hostatgeria de la Oca- entroncando con el camino francés. En el puerto de L’Hospitalet, por esta vía, llegaban muchos peregrinos en barcos. Cansados del viaje o enfermos tenían que hacer a menudo algún periodo de convalecencia. Sea en Barcelona con multitud de órdenes hospitalarias ya afincadas o en la misma Ciudad de L’Hospitalet, (topónimo del antiguo Hospital de Torre Blanca, en el Centre). Una vez restablecidos la siguiente parada -y obligada- era el Santuario de la Virgen de Montserrat.


El culto a Santiago en la Hispania romana era desconocido, hasta que hacia el año 814 se encontraron las reliquias del apóstol y, a partir de entonces, Compostela se convirtió progresivamente en un centro de peregrinación y recibirá su impulso definitivo durante la primera mitad del siglo XII, ayudado en parte por el Códice Calixtino.


Desde la caída del Reino de Jerusalén en poder del Sultán Saladino, en 1187, no quedaban muchas posibilidades de defender a los peregrinos cristianos que querían pisar Tierra Santa. El Camino de Santiago se convirtió en la alternativa para poder ganar las indulgencias de la Iglesia. Pero este camino ya existía desde el neolítico -camino iniciático de las estrellas o sendero de anu y los romanos lo redescubrieron como la línea imaginaria que unía el extremo occidental del Imperio -Compostella- y el extremo oriental -atribuido en la ciudad de Éfeso. El centro de esta línea coincide con Roma, Capital y Centro del Imperio Romano. El Callis Ianua -camino de Jano o camino primitivo, es coincidente, en el norte de la península, con la delineación del decumanus maximus occidental del ordenamiento romano realizado por el arquitecto Marco Vipsanio Agripa, para organizar el mundo conocido hasta entonces y representarlo en el círculo de la Tierra -Orbis Terrarum-.


El 27 de enero de 1101, el Obispo de Barcelona Berenguer Folch consagró la pequeña ermita Románica en lugar de Provenzana donde habían unas masías habitadas -ya del tiempo de los romanos- y junto al Camino de Santiago, en el kilómetro 1170. Es el origen de la Ciudad de L’Hospitalet de Llobregat.


ORIGEN DEL CAMINO DE SANTIAGO.


Tras el descubrimiento del sepulcro del Apóstol Santiago en la actual Compostela a principios del siglo IX, el lugar se transforma en destino de peregrinación para millones de europeos durante la Edad Media. Los nobles y reyes de los pequeños reinos cristianos de la península Ibérica favorecieron el desarrollo de la ruta de peregrinación, que se convirtió en el cordón umbilical con el resto de la Europa cristiana. La marea de peregrinos era tal, que algunos años superaban en número a la población de las principales ciudades del Camino.


Esta eclosión fue precedida por el cambio y afianzamiento de trazado que tuvo lugar a principios del siglo XI, cuando Sancho el Mayor de Navarra y Alfonso VI de León deciden que la ruta de peregrinación principal discurra por las tierras que estaban siendo reconquistadas. El nuevo Camino, además de ruta de peregrinación, se convierte en un torrente de cultura, arte, comercio y repobladores, que llegan de toda Europa. A partir del siglo XVI, la cifra se reduce y cae casi hasta su desaparición tras la desamortización de Mendizábal (1835) pues supuso la extinción de la hospitalidad que se ejercía hasta aquel entonces. Algunos años, los peregrinos se pueden contar con los dedos de las manos.


A partir de los años cuarenta del siglo XX resurge el interés por el Camino, gracias al empeño de anónimos amantes del Camino, un nuevo interés de las administraciones, las visitas del Papa a Santiago en los años ochenta y el renovado esfuerzo de la Iglesia, el desarrollo de múltiples asociaciones y cofradías y la declaración de Patrimonio de la Humanidad. Los peregrinos del siglo XXI, hartos de la sobrecarga materialista, busca un refugio ante el mundo que nos asfixia, y se pone en marcha hacia Santiago. El año 2015 llegaron a Santiago 262.515 peregrinos de un centenar de países a pie, en bicicleta o a caballo, más una marea humana diaria imposible de contar de peregrinos en vehículos particulares o autobuses.

En los últimos años, además, la cifra aumenta en torno a un 10% respecto al año anterior. Peregrinos que buscan y encuentran en el Camino abnegación, esfuerzo, espiritualidad, aventura, solidaridad, compañerismo, sudor, lágrimas y alegrías y mucho camino por andar.Han pasado muchos años y hemos olvidado demasiado nuestros orígenes. Es el momento de recordarlos con orgullo y humildad y de celebrarlos juntos.


Viva Santiago Apostol!.


PARRÒQUIA DE SANTA EULÀLIA

DE PROVENÇANA

KM 0 DEL

CAMI DE SANT JAUME

CAMINO DE SANTIAGO


RUTA DE LA SAL I L’OLI

RUTA DE LA SAL Y DEL ACEITE