BENVINGUTS

 




























PARRÒQUIA DE SANTA EULÀLIA DE PROVENÇANA 

C/ Santa Eulàlia, 203

08902 L’HOSPITALET DE LLOBREGAT (Barcelona)

MONS. TOMÁS JESÚS PRESENTA LA CAMPAÑA “PONT SOLIDARI AMB VENEÇUELA”:

CONFIRMACIONES EN LA PARROQUIA


El próximo domingo, 9 de junio, Monseñor Tomás Jesús Zárraga, obispò emérito de San Carlos (Venezuela), presidirá la celebración de la Misa de Pentecostés, a las 11:30h, en la que confirmará a Xavi Fuster, joven que colabora en el Esplai Oasi de nuestra parroquia. A modo de entrevista, para que conozcáis mejor la personalidad de este Obispo y para que conozcáis también su ONG solidaria con los más pobres de Venezuela os transcribo estas líneas de la página WEB www.esglesiabadalona.org


En la Cartuja de Montalegre de Tiana, habita Tomás Jesús Zárraga Colmenares (Azar, 1957): es un monje cartujo más y, al mismo tiempo, es un obispo que renunció al cargo por razones de salud. Mientras se rehace y refuerza su espiritualidad, mira de ayudar, con la oración y los recursos que puede movilizar, su querido país desconsolado, Venezuela. Llegó en 2014 para un trimestre, «y los tres meses se han ido prolongando», sonríe.

Como se ve el mundo desde la cartuja de Santa María de Montalegre?

Siento que vivo en el corazón de Cristo, y desde ahí amo al Padre y amo el mundo, sin estar desvinculado. Así como Jesús se dedicó plenamente a estimar el Padre y a entregarse a la gente, así también el Señor, en cualquier lugar donde yo esté, me invita a estar con Él y dar la vida con los hermanos.

¿Cuál es el sentido de la contemplación?

La vida de contemplación significa mirarlo todo con los ojos de Dios. Cuando ruego, alabo al Padre y también me uno a todos los hombres y mujeres del mundo, especialmente los que sufren ... La vida contemplativa es la columna que sostiene la Iglesia, desde la oración. Estamos unidos también a todos los esfuerzos de los hombres y mujeres de buena voluntad, más allá de las fronteras de la Iglesia. Y sobre todo en la Eucaristía, porque es la actualización del sacrificio de Cristo en la cruz.

Puede parecer un gran contraste la comodidad de un palacio episcopal con la austeridad de una celda cartujana.
La vida de pobreza, austeridad y sencillez de aquí también marca la vida de los sacerdotes y los obispos en nuestras diócesis. El palacio episcopal de San Carlos es una caseta extremadamente sencilla y más pequeña que una celda de la cartuja.

De muy pequeño, usted comenzó a evangelizar.
La primera vez que oí de niño «Id y haced discípulos a todos los pueblos», me dije: «Esto es para mí.» Y empecé a predicar de casa en casa. Aquella evangelización, ya de adolescente, la fuimos acompañando con signos de solidaridad hacia las personas que estaban más necesitadas.

Qué ocupaciones ha ido teniendo a la cartuja?

Además de los tiempos explícitos de oración, de la Eucaristía y la liturgia, me encargo de la limpieza de diferentes áreas. La ventaja con mi enfermedad es que a medida que voy haciendo el trabajo poco a poco siento que el dolor se calma. A esto hay que añadir el ambiente de paz y oración de la cartuja, y que el trabajo se hace en comunión íntima con el Señor. Para mí, estar en la cartuja y hacer esta poco que puedo es un regalo inmenso del Señor. También hago pequeños encargos a Tiana y así descargamos un poco nuestro único trabajador. Además, un equipo de tres sacerdotes hemos reorganizado las dos bibliotecas, con unos 33.000 ejemplares en total.

Como ha visto a su familia la opción de venir aquí?

Lo vieron como una necesidad, porque en Venezuela no tenemos los recursos ni el lugar adecuado para reponerme. Los mismos obispos también me motivaron a salir del país. La familia me llama por teléfono una vez al mes y hablo con todos, desde el más grande hasta el más pequeño. Estamos unidos, claro en la oración, continuamente. Y desde aquí también los ayudamos.

Como se concreta esta ayuda?

Mi familia, como tantas en Venezuela, ha pasado hambre, necesidad y enfermedad. Los he en- viado comida, medicinas y dinero. Si no fuera por eso, no podrían salir adelante. En esta llamada mensual se plantean las necesidades de mucha gente y me entero de lo que pasa. Es una manera de compartir el dolor y los sufrimientos y de darles también esperanza.

Campaña Puente solidario con Venezuela. Se trata de una campaña de recogida de medicamen- tos en las parroquias que se destinarán a las diócesis de San Carlos y Punto Fijo, de Venezuela, debido a la escasez y carestía de medicinas en el país. Próximamente se distribuirán carteles y octavillas en las parroquias y comunidades del arciprestazgo. Nosotros, en ña Parroquia de Santa Eulalia de Provenzana, el domingo 9 haremos una colecta especial en la Misa para la ONG y si tenéis medicamentos NO CADUCADOS también los recogeremos. Seamos generosos!!!


PARRÒQUIA DE SANTA EULÀLIA

DE PROVENÇANA

KM 0 DEL

CAMI DE SANT JAUME

CAMINO DE SANTIAGO


RUTA DE LA SAL I L’OLI

RUTA DE LA SAL Y DEL ACEITE